Browsed by
Mes: agosto 2013

“Todo lo que hay que saber lo aprendí en el jardín de infantes”

“Todo lo que hay que saber lo aprendí en el jardín de infantes”

REFLEXIONANDO …

Queremos compartirles un muy bello escrito de Robert Fulghum

“Todo lo que hay que saber lo aprendí en el jardín de infantes”

 

“Todo lo que hay que saber sobre cómo vivir y qué hacer y cómo debo ser, lo aprendí en el jardín de infantes. La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la universidad, sino allí, en el arenero.

 

Éstas son las cosas que aprendí:

Compártelo todo.
Juega limpio.
No le pegues a la gente.
Vuelve a poner las cosas donde las encontraste.
Limpia siempre lo que ensucies.
No te lleves lo que no es tuyo.
Pide perdón cuando lastimes a alguien.
Lávate las manos antes de comer.
Las galletitas calientes y la leche fría son buenísimas.
Vive una vida equilibrada, aprende algo y piensa en algo y dibuja.
Y pinta y canta y baila y juega y trabaja cada día un poco.
Duerme la siesta todas las tardes.
Cuando salgas al mundo, ten cuidado con el tráfico,
tómate de las manos y no te alejes.
Permanece atento a lo maravilloso. Recuerda la pequeña
semilla en el vaso: las raíces bajan, la planta sube y nadie
sabe realmente cómo ni por qué, pero todos somos así.
Los peces de colores, los hámsters y los ratones blancos
e incluso la pequeña semilla del vaso, todos mueren.
Y nosotros también.
Y entonces recuerda una de las primeras palabras
que aprendiste, la más grande de todas: ‘¡Mirá!’

Así que todo lo que necesitas saber está allí en alguna parte. El amor y la higiene básica. La ecología y la política, la igualdad y la vida sana.

Toma cualquiera de estos ítems, tradúcelo en términos adultos sofisticados y aplícalo a tu vida familiar o a tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo, y se mantendrá verdadero, claro y firme. Piensa cuánto mejor sería el mundo si todos -todo el mundo- tomásemos galletitas con leche cada tarde a las tres y después nos acurrucáramos en nuestras mantas para dormir la siesta. O si todos los gobiernos tuviesen como política básica volver siempre a poner las cosas donde las encontraron y limpiar lo que ensuciaron.

Y aún es verdad, no importa cuán viejos seamos, que al salir al mundo es mejor tomarnos de las manos y no alejarnos.”

Monleras 06 028

Tomado de “Todo lo que hay que saber lo aprendí en el jardín de infantes”, de R. Fulghum, filósofo a quien le gusta hacer pensar mucho sobre cosas comunes y luego expresar lo que piensa ya sea escribiendo, hablando o pintando. Ha trabajado de cowboy, cantante folk, vendedor de IBM, diseñador profesional, pastor de parroquia, mozo de bar, profesor de dibujo y pintura y padre. Vive con su mujer en una casa flotante en Seattle.

Desde los tres niveles de nuestra escuela, jardín – primaria y secundario, trabajamos para promover estos aprendizajes. ¡Muy buen fin de semana para todos!

Para poder decir “SI” hay que saber decir “NO”…¡A no claudicar!

Para poder decir “SI” hay que saber decir “NO”…¡A no claudicar!

Niño-rabieta

CONTINUAMOS REFLEXIONANDO SOBRE LOS LÍMITES …

Con los cambios ocurridos durante el siglo XX, tanto en las relaciones humanas como en el campo de la educación,  fuimos aprendiendo a respetar a los niños, comprendiendo sus derechos. Quién no recuerda hace poco más de tres décadas que los adultos dijeran: “vos no tenés voz ni voto”.

No hay duda de que con esta nueva actitud muchas cosas mejoraron para los niños y con seguridad, también para los adultos. La relación entre padres e hijos pasó a ser más fresca, más auténtica. Y el entendimiento creció. Pero,  ¿se han producido estos movimientos de manera armoniosa? En realidad, no. En muchos casos surgieron problemas, producto de equivocaciones o distorsiones en esa nueva forma de relación familiar. Y ¿por qué?  ¿Estas nuevas  teorías estaban erradas? En parte sí, en parte, no. Lo cierto es que esa forma de educar es de hecho mucho más difícil.

¿Cómo saber cuándo decir sí y cuándo decir no? Actualmente se incurre frecuentemente en el error de pensar que al negar alguna cosa a los hijos es un acto autoritario.

Para reflexionar acerca de los límites primero debemos pensar en nuestra propia delimitación.

Dice Anselm Grün en su libro “Límites Sanadores”: “quien no pueda decir: no, enfermará”.

simbolo-de-decision-si-o-no-Todos hacemos lo posible por satisfacer las expectativas ajenas y eso nos hace vivir más allá de nuestras fuerzas y condiciones. Sólo aquel que sepa de límites, podrá también traspasarlos para acercarse al otro y tener un encuentro verdadero”.

“Cada vez que me dejo convencer por alguien para algo que en realidad no quería, me enojo. He desarrollado, entonces, algunas estrategias que me protegen contra el enojo y me ayudan a delimitarme mejor y más consecuentemente”.

“La primera estrategia es que nunca acepto de inmediato una proposición apurada, sino que solicito un tiempo para pensarlo. Entonces tengo tiempo de ordenar mis sentimientos. ¿Qué habla a favor? ¿Es conveniente ir allí? ¿Tengo ganas de ello? ¿Todo en mí se resiste contra ello? ¿Me siento usado? Escucho entonces mis sentimientos. Si percibo rechazo y resistencia en mí, al día siguiente puedo tranquilamente decir no”.

Las palabras de Anselm Grün nos ayudan entonces a revisar la cuestión de los propios límites y nos proponen diversas maneras de identificarlos y reconocerlos, para poder así aceptarlos con el respeto que merecen.

Probablemente todos hayamos vivido alguna vez la experiencia de sentir que nuestros límites eran avasallados y hasta violentados por una persona o por muchas, tanto de manera inocente e involuntaria como consciente y caprichosa.

Algo así como si de repente nos cubriera una avalancha de demandas ajenas que por algún motivo se nos imponen y se instalan en nuestro interior como urgencias a las que debemos atender porque si no lo hacemos dejaremos de ser buenas personas y sobre todo, perderemos el afecto de los que nos rodean y a quienes amamos.

1180893826_fPor supuesto, nadie quiere quedarse sin el amor de aquellos a quienes quiere. Es entonces cuando todo se confunde en nuestra mente y nuestro corazón, y respondemos a esas demandas indiscriminadamente, sin discernir si podemos, si deseamos o si nos hace bien –inclusive si le hace bien al otro-satisfacerlas sin más.

También podría pasar que nos convenciéramos de que todo lo que hacemos, lo hacemos por los demás y que eso solo justifica y ennoblece nuestra entrega absoluta y sin límites.

Pues parece que no es así. Si no llegamos a darnos cuenta de esto a través de una reflexión sincera o de la charla con alguien que nos quiera bien, ya se encargará nuestro cuerpo de ir generando síntomas de todo tipo para alertarnos acerca de una sobrecarga emocional que nos está consumiendo la energía, la vitalidad, la alegría.

En relación a nuestros hijos no olvidemos que más allá de nuestras propias necesidades de límites claros, ellos no han desarrollado aún las posibilidades de delimitarse y requieren para ello de nosotros, con claridad y sin titubeos. Los límites son estructurales del aparato psíquico. Por ejemplo, que un niño o un adolescente no se exponga a situaciones peligrosas o desafiantes  da cuenta de que dispone de un recurso interno que se construye socialmente desde el nacimiento.

Padres sapoEn la opinión del Lic. Fernando Osorio, cuando contrariamente un niño es sumamente negativista, transgresor o querellante con sus padres o dentro de la escuela, seguramente se descubrirá que los adultos responsables de la crianza no han sabido poner límites o no han podido controlar los impulsos de su hijo. En estos casos se produce una crisis en lo que hace a la conformación de su conducta, de su carácter, en definitiva, de su personalidad, pues se trata de niños y jóvenes que han incorporado muy deficitariamente dos estructuras fundamentales para la vida en comunidad, que son: la conciencia moral y el sentimiento de culpabilidad. La conciencia moral es la que nos permite discernir un comportamiento aceptable, de otro que no lo es. Mientras tanto, el sentimiento de culpabilidad, incorporado como estructura, es lo que impide cometer una acción grave o incluso un delito.

La sensación de muchos padres, en la actualidad, es que el contexto social es tan adverso que está absolutamente restringida la capacidad que tienen de regular los impulsos de los chicos, de decirles que no, de mostrarles un modelo ideal….por esta razón poner un límite, sobre todo en esta época de tanta confusión con respecto a lo que debe ser la autoridad y cómo imponer la disciplina, es sumamente complejo.Límites06-300x225

Resulta fundamental, para la subsistencia de los niños, que los adultos no claudiquen en su tarea. La influencia del entorno no debe permitir que se genere una sensación o un sentimiento de vacío o de pérdida.

Ante lo adverso, los padres tienen, a pesar de todo lo complejo de la vida cotidiana, que seguir creyendo en lo que transmiten a sus hijos…..para que el mundo pueda cambiar con su intervención es clave lo que el adulto pueda transmitirles, efectivamente, que en la vida todo no se puede, y que las cosas tienen un límite, una legalidad, un contexto en el que deben ser desarrolladas. Así de paradójico; para poder, primero se debió pasar por el no poder.

En definitiva, la puesta de límites a la impulsividad de los hijos les permite en su presente y a futuro armar una vida ordenada.

También es importante destacar que “poner un límite” en el sentido de la prohibición implica frustrar a los niños desde pequeños.

¿Por qué es necesario frenar las conductas impulsivas de los hijos? Para que la personalidad y el carácter del niño se constituyan en el marco de la salud mental y no de la enfermedad. El niño requiere, para su normal desarrollo, que el adulto “responsable de su crianza” ejerza sobre él una influencia que le permita transitar un normal proceso de crecimiento físico y psíquico.

Prohibir el despliegue de la impulsividad permite que se instale en el psiquismo del niño un estado de frustración sano y esperable. Esto es decir que hay una frustración positiva y necesaria para el proceso de crianza de los hijos.

aprende-a-decir-no-aEs necesario frustrar a los niños del logro de una satisfacción inmediata y desmedida, porque aprenden a soportar el displacer con el que tendrán que lidiar; la frustración frena la omnipotencia infantil que lleva al niño a creer que puede ser y tener todo lo que quiera.

¿Por qué los padres sienten angustia a la hora de poner límites a los hijos, y luego terminan peleándose entre ellos? Una razón frecuente consiste en la sensación de soledad que experimentan en el ejercicio del rol. Muchos padres suelen quejarse de sentir que son los únicos que piensan de ese modo y que los demás padres son más permisivos o menos dramáticos a la hora de decidir, por ejemplo, permisos. Otra de las razones que transmiten los padres explicando la dificultad en el ejercicio de los límites está vinculado a un posible desamor de los hijos hacia ellos. Suelen temer un alejamiento que lleve al hijo a perder su confianza y que por ende deje de relatarle asuntos sobre su vida, sus miedos, etc.

No siempre la resistencia a la autoridad o determinados niveles de transgresión tienen la intención de desafiar al adulto. Muchas veces tienen que ver con la necesidad de afianzar aspectos y rasgos de la personalidad. La tarea de un padre y una madre requerirá también discernir cuándo ocurre lo uno o lo otro.

Es importante tener en cuenta que la puesta de límites detiene el ejercicio de una “autonomía anticipada”, que puede ser perjudicial en un futuro.

Muchas veces los padres relatan la dificultad en hacer cumplir una sanción impuesta al hijo. Confiesan no saber ya qué objeto sacarles o qué penitencia aplicar.

padres-hijos-2

Las sanciones sólo son eficaces cuando son coherentes con el hecho cometido. Una sanción debe, necesariamente, estar vinculada por un lado a la toma de conciencia de la acción cometida y por otro lado vinculada a la reparación del daño provocado.

Por esta razón, en la puesta de límites a los hijos, es fundamental no mercantilizar ni negociar las acciones de los adultos. Estas negociaciones podrían generar alianzas perjudiciales para el vínculo y para el sostenimiento de la normativa parental. Las negociaciones no deben funcionar con la lógica del premio-castigo.

Por esta razón, el premio-castigo sólo funciona de manera eventual y azarosa. El reflejo condicionado sólo es eficaz y persistente con los animales inferiores, no con los niños.

En síntesis, el valor de poner límites a las conductas impulsivas de los hijos, reside para el Lic. Osorio, en que con esa acción los padres les salvan la vida.

¡Muy buen fin de semana para todos!

Nuestras fuentes:

Límites Sanadores –  Anselm Grün – Lic. María Robben

Hijos Pertubadores, Negativistas y Desafiantes – Lic. Fernando Osorio

Limites sin trauma –  Prof.Tania Zagury

Honramos a San Martín

Honramos a San Martín

todos

Como ustedes saben el viernes pasado realizamos el acto en el que recordamos al Gral. José de San Martín, ni más ni menos. Muchos habrán podido asistir y muchos no. Es por eso que a continuación les contamos con algunas imágenes y palabras alusivas cómo vivimos esta fecha tan importante para nuestro país en la Escuela del Sol.

Pero antes…también queremos “mostrarles” como fue el descenso de los alumnos del segundo ciclo de la primaria hacia la sede de la escuela en calle Rohde (“la de abajo”). Nos acompañaron dos motos y una camioneta de la Dirección de Tránsito y Transporte municipal mientras bajábamos ordenadamente por la cuesta Juez de paz Quiroga. El día se prestó para que pudiéramos dar este paseo y disfrutar todos del acto.

P1100817

P1100823

P1100821

 

P1100822

Y ya de lleno en el acto patrio trascribimos las palabras dichas por la seño Ma. Florencia, que nunca están de más cuando se trata de “El Libertador” de la tierra que habitamos.

Palabras alusivas: “17 de Agosto”  José de San Martin.

JOSE-san-martinTodos los años el 17 de Agosto recordamos al Padre de la Patria, José de San Martín, en su fallecimiento. Prócer máximo Argentino y Libertador de Argentina, Chile y Perú. General José de San Martín, nacido en Yapeyú, tan conocido por la creación de Regimiento de Granaderos a Caballo, por el triunfo en la batalla de San Lorenzo en la que no podemos dejar de recordar al gran soldado Cabral, por su Ejército de los Andes con el cual emprendió el heroico cruce de la Cordillera, por sus campañas, por su gobernación en Cuyo, por las batallas de Maipú y Chacabuco.

Hace muchos años San Martín y sus ejércitos lograron grandes hazañas, llevaban en sus mochilas frio, sueños e ilusiones, paquetes con valentía y muy claras pasiones. Imitemos cada día a estos hombres valientes, levantemos una patria donde se pueda siempre creer en la gente, carguemos nuestras mochilas con esperanza, trabajo y honestidad. Levantemos nuestras manos por la paz y atravesemos cada día como si fuera una cordillera.

DSC_8419-2 DSC_8467-2 DSC_8498

Nuestra Argentina necesita ciudadanos honrados y trabajadores que tengan esperanza en un futuro mejor. Esa esperanza se puede lograr brindando ejemplos auténticos, enseñando a pensar, a criticar, discernir, elegir, y vivir en libertad desde la solidaridad y la responsabilidad.

DSC_8404-4

Y como decía San Martín en algunas las Máximas que le dio a su hija Merceditas: humanicemos el carácter, inspiremos amor a la verdad y odio a la mentira, inspiremos confianza y amistad unidos en el respeto e inspiremos por sobre todo AMOR POR LA PATRIA Y LA LIBERTAD.

 

LOS NIÑOS: “SUJETOS DE DERECHOS”

LOS NIÑOS: “SUJETOS DE DERECHOS”

niñosPreguntarnos acerca del lugar de los adultos frente a los niños y jóvenes, nos lleva necesariamente a interrogarnos sobre qué significa ser adulto en los tiempos actuales. Las transformaciones que ha atravesado nuestra sociedad en los últimos tiempos impactaron fuertemente en las instituciones sociales y en los modos en que sus diferentes actores se relacionan entre sí.

La escuela, en tanto institución encargada de la transmisión de la cultura a las nuevas generaciones, no ha quedado al margen de estos cambios, y se enfrenta a problemáticas y preguntas nuevas a las que necesita dar respuesta para que los niños y los jóvenes puedan integrarse plenamente en la vida social.

En este sentido, es importante generar espacios a partir de los cuales todos los adultos que tienen relación con la tarea de la escuela puedan reflexionar y pensar juntos sobre su rol frente a las nuevas generaciones. Poner en diálogo las diferentes miradas y perspectivas que los adultos tienen con relación a los niños y los jóvenes permitirá fortalecer su rol desde un lugar de cuidado y protección.

En la actualidad, los niños y los jóvenes son considerados como “sujetos de derechos”. Se los piensa, se los mira y se los escucha como un grupo social con necesidades, preocupaciones y rasgos propios de su etapa vital y del lugar que ocupan en la sociedad.

De acuerdo a la Ley N° 26.061 de Protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes sancionada por el Congreso de la Nación en el año 2005, todos los niños/as y adolescentes deben gozar del derecho a:

  • La vida
  • La dignidad y a la integridad personal
  • La vida privada e intimidad familiar
  • La identidad
  • La documentación
  • La salud
  • La educación
  • La no discriminación por estado de embarazo, maternidad o paternidad
  • La libertad
  • Al deporte y el juego recreativo
  • Al medio ambiente
  • La libre asociación
  • Opinar y ser oído

 mafalda

Derecho/Responsabilidad… una pareja inseparable

El ejercicio de un derecho tiene un correlato necesario: el ejercicio de una responsabilidad. Derechos y responsabilidades son, efectivamente, las dos caras de una misma moneda.

La Convención piensa al niño como sujeto responsable. Esto es, sin lugar a dudas, un reconocimiento a la condición de personas de niños y niñas; a sus capacidades de razonar, pensar, opinar, decidir, expresar, disentir, reclamar, etc.

Garantizar el ejercicio de derechos de niños y niñas tiene, para ellos, un correlato necesario. El mismo que tiene para todo ciudadano en ejercicio de sus derechos: cumplir con sus responsabilidades.  Por ejemplo: El derecho a un buen servicio salud trae consigo la responsabilidad sobre su propio cuerpo. El derecho a un buen servicio educativo, trae consigo la responsabilidad sobre sus aprendizajes y sus progresos. Así, cada ejercicio de derecho trae consigo el ejercicio de responsabilidades.

¿Quién es responsable de qué? 

El ejercicio de los derechos de niños y niñas ES CORRESPONSABILIDAD DE TODOS LOS ACTORES EN TODOS LOS ÁMBITOS DE LA VIDA DE UNA SOCIEDAD.

A la familia,  a la escuela, al Estado, a la sociedad, le corresponde por igual promover, proteger y garantizar el ejercicio de los derechos de los niños y las niñas. Todos cumplen esos roles claves. Los niños y niñas, por su parte, son corresponsables del EJERCICIO mismo de sus derechos y, como ya se dijo anteriormente, tienen que hacerse cargo de los deberes y obligaciones que ese ejercicio de derechos conlleva. La corresponsabilidad obliga al diálogo, a la mutua exigencia, al mutuo apoyo y también  el mutuo monitoreo.

19_altruismo

La cotidianidad, el lugar de los derechos…  Así es.  

Tendremos que dialogar sabiendo que, muy probablemente, no estemos de acuerdo en todo y tengamos puntos de vista diferentes y hasta opuestos sobre una misma cosa, pero que lo importante es que esta diversidad no se convierta en un obstáculo sino en una oportunidad para poder pensar juntos las dificultades con que nos encontramos y actuar juntos para intentar solucionarlas.

Es muy importante que, como adultos, podamos reflexionar, compartir e intercambiar opiniones y perspectivas sobre los problemas comunes, porque sólo a partir de un trabajo conjunto entre los diferentes actores sociales podremos avanzar hacia una sociedad más justa para todos.

El desafío es, entonces, cómo, en estas nuevas condiciones, fortalecemos una cultura de cuidado y protección, en la que los adultos nos responsabilicemos por su formación, no sólo las familias, no sólo las escuelas, sino la sociedad, el mundo adulto en su conjunto. Y esto significa que tenemos que reelaborar y re-pactar acuerdos a partir de los cuales los niños y jóvenes puedan crecer y desarrollarse en libertad, sin que esto signifique una ausencia de normas.

Para esto, necesitamos generar más oportunidades y diversificar los espacios de acercamiento, de diálogo, de encuentro entre la familia y la escuela para compartir el proyecto educativo, profundizar en la comprensión mutua y generar acuerdos sobre los valores que deseamos transmitir a nuestros niños y jóvenes, alumnos e hijos, para construir una sociedad mejor para todos.

Los niños y los jóvenes no pueden autocuidarse, ni apropiarse del conocimiento de la humanidad en soledad; nos toca a los adultos protegerlos y transmitirles los valores de nuestra cultura. Como dice Phillipe Meirieu, en la educación se trata de “hacer para que el otro haga” y esto no es posible a menos que haya adultos que ayuden a construir estos marcos para el aprendizaje.

No es solos, sino con otros que lograremos sortear las dificultades a las que nos enfrentamos, ya que no hay soluciones individuales para problemas compartidos.

Festejamos el Día del Niño

Festejamos el Día del Niño

El lunes festejamos el Día del Niño con la participación especial de la Escuela de Comedia Musical, Danza Jazz y Canto “Jazz Swing Tap”. Homenajeamos a todos los niños con una interpretación teatral de la idea original de la obra “Derechos Torcidos” de Hugo Midón, realizando una adapatación que han llamado: “Los Derechos de los Niños”, a cargo de la dirección de Eduardo Alfonsín y con coreografía de Silvina Barañao.

“EL QUE ESCRIBE EN EL ALMA DE UN NIÑO ESCRIBE PARA SIEMPRE”
Compartimos una tarde de alegría, juegos y sorpresas Jardín y Primaria juntos.

¡FELIZ DÍA DEL NIÑO!

Festejos del Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño Festejos Día del Niño

 

A %d blogueros les gusta esto: